¿Y si la amenaza fuera invisible?