El 4-1, la sentencia de España