Irvine intenta reflotar un restaurante que pierde más de 14.000 euros al mes