Mordido por una anaconda de tres metros