El 3-1, la tranquilidad para España