El 4-2 de Eslovenia, sin tiempo para más