Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guía para elegir la mejor raqueta de tenis

raqueta 2energy.es

Existen tantos tipos de raquetas como jugadores de tenis, y tanto si eres un experto de este deporte como si no, debes conocer la gran cantidad de conceptos que existen sobre este instrumento, sobre todo, a la hora de decidirte por uno determinado. El patrón, la rigidez, el tamaño de la cabeza o el swing son determinantes a la hora de mejorar la potencia, el rendimiento o incluso el servicio.

Presta atención a cada uno de los conceptos que te detallamos en nuestra guía para comprarte una buena raqueta:
- Peso: las raquetas pesadas generan más potencia en sus golpes, pero en aquellos jugadores que tengan fuerza para manejarlas, disminuyen las vibraciones,  pero esto también se puede traducir en dolores de codo o muñeca. Las raquetas livianas se pueden considerar a aquellas que pesan menos de 265 gr.; de 265 gr. a 300 gr., son raquetas con un peso intermedio, y con más de 300 gr., se trata de raqueta pesadas.
- El tamiz o tamaño de la cabeza: es el área del golpeo y se pueden distinguir varios tamaños, pero básicamente, cuanto mayor sea el tamaño, tendrás mayor potencia y menor maniobrabilidad y control. Si por el contrario, el tamaño de la cabeza es más pequeña, la potencia será menor, pero la maniobrabilidad y el control serán mayores.
- Longitud: el largo de la raqueta más común es de 68,5 cm.. A mayor longitud, más velocidad y más potencia tendrá la bola. Las raquetas más largas proporcionan más alcance, para llegar a un mayor número de bolas, pero también son más difíciles de manejar y pueden complicar los golpes cercanos al cuerpo.
- Patrón: el número de cuerdas verticales y horizontales forman el tamiz de las raquetas de tenis o lo que también se conoce como patrón, y hay dos tipos: patrón abierto, que tiene menos cuerdas y que genera más potencia y confort al jugador. El patrón cerrado tiene más cuerdas y proporciona mayor control, además dura más que una raqueta de patrón abierto.
- Balance: la distribución del peso de las raquetas determina el balance de las mismas y se pueden distinguir tres tipos de posiciones donde si sitúa el peso. El peso de la raqueta puede estar en la cabeza, y así se consigue mayor potencia al aumentar el peso en movimiento. El peso de la raqueta puede ser equilibrado cuando el peso de la cabeza se equilibra con el peso del mago. Y por último, el peso de la raqueta puede estar en el mango, lo que supone un mayor nivel de control.
- Rigidez: es un concepto difícil de medir, pero a mayor rigidez, mayor será la potencia que podemos obtener en nuestro golpe, pero con ella también aumentarán las vibraciones que recibe tu brazo. Por el contrario, las raquetas más flexibles, menos rígidas, se flexionan más y absorben mejor las vibraciones y la energía.
- Swing: el swing de una raqueta tiene que ver con el movimiento completo del brazo al golpear la bola, por ello es uno de los puntos imprescindibles que se deben conocer a la hora de elegir una raqueta. Si eres un tenista principiante, tendrás un swing corto, por lo que necesitas una raqueta de poco peso (240.260 gr.), para conseguir con poco esfuerzo mucha potencia. Las raquetas con swing corto suelen ser de gama alta. El swing medio tiene un peso intermedio (260-295 gr.), siendo ideales para todo tipo de jugadores, aunque también depende de los materiales que la compongan. El swing largo lo tienen las raquetas más pesadas (300-340 gr.), perfectas para competir ya que proporcionan un gran control y precisión.