Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dinos qué moto te gusta y te diremos qué tipo de motero eres

motos Tomenergy.es

Elegante y chulito; canalla y original; sensible y urbano, o gamberro y juvenil... dependiendo de como seas, te pertenece un modelo de moto determinado. Las hay para los amantes de la velocidad o para aquellos que disfrutan recorriendo lugares desiertos en absoluta soledad, o incluso para quienes sólo buscan desplazarse sobre dos ruedas sin agobios. ¿Sabes cuál es tu tipo de moto?


Motos de carretera: Elegante, chulito y amante de la velocidad. Eres el prototipo del tío seguro de sí mismo que es capaz de terminar una travesía de 500 kilómetros, quitarse el casco y la cazadora y seguir con el peinado en su sitio y la camisa perfectamente planchada. Te gusta que las cosas funcionen con la misma precisión que el potente y sofisticados motor de tu moto.  
Las motos deportivas o más conocidas como ‘R’, pueden llegar a alcanzar los 300 km/h., y para ello cuentan con motores de alta cilindrada, materiales ligeros y un carenado, que facilita la aerodinámica para conseguir mayor velocidad. Un inconveniente que puedes encontrar en ella es tu posición a la hora de conducirla, ya que exigen tener el cuerpo echado hacia adelante, de modo que si buscas relajarte mientras conduces, aquí no lo conseguirás.
moto brad

Moto custom
Llevas la palabra ’canalla’ escrita en las tachuelas de tu Harley y tu cazadora de cuero. Eres, además, un lobo solitario amante de largas carreteras, a ser posible que atraviesen desiertos. Un tipo duro que sin embargo sabe emocionarse con los infinitos paisajes que recorres en tus viajes.
Además esta es la moto reina de la personalización. Ni ruedas, ni motor, ni tubo de escape… su principal atracción es que, partiendo de un modelo base, te puedes crear una moto diferente, original, única… totalmente a tu gusto. De modo que la potencia, la comodidad, la velocidad o la eficiencia es lo que menos importa, ya que la custom es sinónimo de un estilo de vida, que apareció  tras la Segunda Guerra Mundial, y que hoy en día se mantiene con grupos de moteros ‘customs’ que no cambian la sensación de conducir una de ellas por nada.
motos jude

Scooter
Sensible, urbano, cool. Es la versión minimalista del motero. Te gusta ir sobre dos ruedas pero sin prisas y sin agobios. No llevas la moto como sustituta de tu virilidad, sino porque te gusta llegar rápido a los sitios y no preocuparte por aparcar. No llegarás al fin del mundo con ella, pero en el laberinto de la ciudad eres el amo.
La mítica scooter: cómoda de conducir, ruedas pequeñas, protección de las piernas con carrocería, suelo plano para apoyar los pies y cuya cilindrada es muy variada, ya que la tienes mínima con 49 cc, o máxima con 800 cc.
cross 2

Moto cross
La moto más gamberra y juvenil. Está claro que no quieres crecer aunque es la moto perfecta si todavía te sientes un adolescente. Eso sí, ten cuidado porque a determinadas edades igual deberías ir pensando en dar un salto de madurez si todavía eres de los que cruzas el barrio ensordeciendo a los vecinos con tu moto de cross.
Estas motos no tienen mucha velocidad, pero sí mucha potencia, ya que sus suspensiones tienen un mayor recorrido. Aunque la mayoría no están homologadas para conducir por vías, existen algunos modelos que puedes utilizar en campo.