Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Energy emite 'Los reyes del trueque'

Truequeenergy.es

¿Se puede llegar a obtener un barco partiendo de un disco de vinilo? ¿Es posible hacer negocios sin gastar dinero? Anthony Palazzola y Steve McHugh, dos empresarios y amigos, recorren ciudades y pueblos de Estados Unidos intercambiando objetos de escaso valor por otros más valiosos. Este es el método de trabajo de "Los reyes del trueque", nuevo docurreality de Energy que emite los fines de semana a las 18.30 h.

Parten de un objeto pequeño o de escaso valor y pueden terminar teniendo un auténtico tesoro valorado en miles de dólares: un barco de alta velocidad, un caballo, un carrito de golf, un coche, una mesa de billar e incluso un diamante serán los objetos que se propondrán conseguir ‘Los reyes del trueque’ en sus primeras entregas. Gracias a este negocio, en el que el dinero nunca forma parte del proceso, sus protagonistas estiman sus ganancias en un beneficio de entre 3.000 y 5.000 dólares semanales.
Antonio Palazzola y Steve McHugh son “Los reyes del trueque”
‘Los reyes del trueque’, que actualmente emite su segunda temporada en el canal de cable norteamericano Art and Entertainment, sigue el proceso de la capacidad negociadora de Antonio Palazzola y Steve McHugh.
Trueque

Antonio Palazzola empezó en el negocio del trueque cuando tan sólo tenía 8 años adquiriendo varias canicas de plástico partiendo de dos canicas de vidrio. Creció rodeado de artículos de segunda mano y su capacidad innata negociadora le permite convertir algo prácticamente inservible en un tesoro incalculable. Pese a haber sufrido cuatro ataques al corazón y padecer el síndrome de tourette -trastorno caracterizado por padecer múltiples tics físicos y vocales- esto no le supone ningún obstáculo en su capacidad negociadora. Su socio Steve McHugh, despedido de una empresa como comercial de coches, tuvo que emplearse en el negocio del trueque para mantener a su familia. Unos esquís acuáticos por un juego de palos de golf y una boa constrictor por un equipo estéreo para el coche fueron algunos de sus primeros intercambios.
Trueque